Cuando inicies tu curso de Lectura Rápida vas a aprender un estilo de lectura distinto a la manera tradicional de leer.

Al iniciarnos en la lectoescritura aprendimos a establecer una relación entre el sonido de nuestra voz y las grafías de un texto. Eso fue necesario en el inicio de nuestra alfabetización, sin embargo, una vez que pasa el tiempo, esta relación entre grafía y sonido genera un límite en la velocidad de lectura; ese límite es la cantidad de palabras que podemos pronunciar y escuchar, cada minuto que leemos.

Incrementar la velocidad en la lectura, entrenar lectura rápida, significa reducir la dependencia que el lector tradicional ha establecido entre comprensión y escucha de lo que lee. Al mismo tiempo, significa realizar un procesamiento de la información de manera ágil, utilizando procesos superiores de pensamiento.

El lector tradicional regularmente lee sílaba por sílaba y escucha su voz cuando le da sonido a cada sílaba, durante todo el texto. El lector entrenado en lectura rápida lee por ideas, no por sílabas y utiliza estrategias de comprensión en todo momento. Aprender esta habilidad es lo que hace la diferencia.

Nuestro entrenamiento en Lectura Rápida, incremente tu velocidad y desarrolla tus habilidades de comprensión y análisis. Con lo cual apuntamos a un objetivo: formar lectores que realmente comprendan lo que leen y que lo hagan en la tercera parte o cuarta parte del tiempo que un lector tradicional lo haría.

Aprendiendo lectura rapida

Tenemos más de 10 años de experiencia y métodos comprobados

Contactános